Todo viaje empieza con un sí quiero

¡Y qué viaje! Un viaje de 15 intensos meses.  Un viaje de felicidad, de nervios y sobre todo un viaje de momentos inolvidables.

En esta entrada voy a enseñaros todos los detalles de nuestra boda, desde las invitaciones hasta el último detalle del día de la boda.

La boda se celebró el 1 de Junio a las 12.00h en la Iglesia Santos Juanes de Puzol. A continuación fuimos a Masía del Carmen, esta elección fue amor a primera vista.

Cómo dijimos que nos casábamos.

Compramos en amazon estas maletas para dar la noticia a amigos y familiares. Con la excusa del lanzamiento de Planeando Planes, nadie se esperaba lo que había escrito dentro.

Invitaciones.

Como diseñadora gráfica, no tardé mucho en empezar a diseñar nuestras invitaciones. Me hacía muchísima ilusión. Dentro de la novedad, de lo diferente, no quería perder la esencia de una invitación en papel, algo plano. Llegar a este resultado me costó bastante.

Un sobre con forma de maleta. Del asa van colgados los nombres de los invitados y un avión pequeño. En su interior, la invitación con todos los datos del día de la boda y en un bolsillo, una tarjeta con los datos de contacto y número de cuenta. En el reverso un mapa hecho por mi de cómo llegar desde la Iglesia a la Masía.

Este fue el resultado de las invitaciones.

 

Testigos.

Los testigos son amigos, pero ese día se convierten en alguien imprescindible y queríamos demostrárselo de alguna forma.

Preparamos 4 cajas con fotos de los testigos junto a nosotros, un boli para firmar el día de la boda y 3 hojas donde preguntábamos si querían ser nuestros testigos y las razones por las que nos gustaría que lo fuesen.

Este fue el resultado.

1 DE JUNIO 2019

Proveedores.

Iglesia Santos Juanes de Puzol.

La entrada de la iglesia fue un momento muy especial, tanto, que los nervios aparecieron justo en ese momento, de camino al altar de la mano de mi padre.

La salida de la iglesia. Mi sorpresa para Darío el día de la boda fue la salida de la iglesia. Escogí a 20 amigos que han compartido vestuario con Darío para formar un pasillo con pelotas de fútbol. Fue brutal, a Darío le encantó y salió justo como esperaba.

En la salida se tiraron pétalos color rosa palo y confeti con forma de avión. 30 cañones de confeti llenados manualmente (todavía soñamos con los aviones…). El resultado:

Convite: Masía del Carmen.

Seguimos sin palabras para explicar todo lo que vivimos ese día y el equipo de 10 que tiene la Masía.

Casi un año antes de la boda, visitamos 5 posibles lugares donde celebraríamos nuestra boda. La Masía del Carmen fue la última que visitamos. Cuando entramos, no tuvimos ninguna duda que sería la nuestra.

El espacio, la distribución y el salón acristalado nos enamoraron. Estar protegidos del sol, del viento o de la lluvia pero sin entrar en un sitio cerrado era justo lo que buscábamos. La dulzura de Mel y la profesionalidad de Pepo pusieron punto y final a una decisión tan importante.

El día de la boda superó todas nuestras expectativas, TO-DAS. Los entrantes salieron tal y como salieron el día de la prueba de menú. El buffet de vieiras fue increíble, todavía nos lo recuerdan los invitados.

Gracias a Masía del Carmen y a Gourmet Catering por conseguir que nuestra boda fuese tal y como la imaginábamos.

Adjunto unas fotos de lo que fue el catering de la boda.

Animación infantil: Must Eventos.

Must Eventos fue la empresa encargada del cuidado de los niños. Gracias a ellas los niños se lo pasaron en grande y los papis pudieron disfrutar del día.

Fotógrafo: Javier Gurrea.

¿Sabes cuándo quedas con alguien y sabes que es la persona adecuada, que conectáis y que no tienes ninguna duda de que es la persona? Pues eso nos pasó con la dupla de Javier y Olga. Nos reunimos durante una hora, empezamos a hablar sobre la fecha de la boda, nos contaron cómo trabajaban y acabamos hablando de viajes y fútbol, como no. Fue un flechazo. No lo dudamos y aquí terminó nuestra búsqueda de proveedores.

La primera experiencia con ellos fue en Formentera, destino elegido para hacer nuestra preboda.

Formentera es uno de los destinos favoritos de Darío. Fue su idea y a mi me pareció perfecto. Salimos el lunes 29 de abril con el ferri desde Denia a las 9 de la mañana y regresamos ese mismo día a las 23h. Fue un día intenso y muy emocionante.

Antes del intenso día que pasamos, tuvimos una tarea no muy sencilla, elegir los modelitos perfectos para cada rincón de Formentera. Tenía claro que para aprovechar la sesión y la magia que tiene la isla, era necesario diferenciarlo con una vestimenta diferente en cada momento. Este fue el resultado.

Estas son algunas de las fotos que he seleccionado para este post. ¿Qué me decís? ¡No sé cuál de ellas me gusta más! Y por supuesto, el resto de fotos, son todas de Javier Gurrea.

Un grandísimo trabajo, ¡sois una pareja de 10!

Videógrafo: Media Pinza.

Aquí nuestro segundo flechazo! No dudamos en decirles que sí en ningún momento. Después de ver su trabajo en RRSS teníamos claro que queríamos ir a ver qué nos transmitían, y nos transmitieron todo lo que buscábamos para ese día: confianza, alegría, profesionalidad, en definitiva, ¡muy buen rollo…! Decidimos poner un videocall el día de la boda, y nos morimos de ganas por ver el resultado. En este videocall los invitados de la boda dejaban unas palabras para los novios. Ya os contaré las sensaciones después de ver los videos.

Gracias Media Pinza!

Música. 

Un grupo fantástico de Jazz para amenizar el coctel, la Orquesta La Pato para la tarde y un Dj de Infinito Eventos fueron los encargados de ponerle música y ambiente a la boda.

Flores: Atelier de la Flor.

La decoración de la Masía y mi ramo corrió de la cuenta de Atelier de la Flor. Son una pasada. Yo hice el diseño de los rincones y ellos pusieron su toque mágico con materiales y flores.

Aquí os dejo algunos de los rincones tan bonitos que nos hicieron.

En cuanto a la iglesia, decidimos dejarla en manos de Decoflor, una floristería de Puzol. Sabíamos de su experiencia en nuestra iglesia y les dejamos que nos sorprendiesen y así fue. Así de bonita quedó la iglesia. También fueron los encargados de diseñar el porta alianzas. Un corazón de paniculata que llevaba Paula.

Nuestro coche.

Un Volkswagen escarabajo descapotable color verde mint. Los colores de la boda eran el verde mint y el gris, y al ver este coche no dudamos que sería el adecuado.

La novia.

Vestido: Salva Sanleón.

Salva fue quien diseñó hace 12 años (se dice pronto…) mi vestido de festera. Para quien no lo sepa, en Puzol, mi pueblo, las festeras visten de blanco, prácticamente como una novia pero algo más juvenil. Quedamos tan contentas que no dudamos en volver a Salva.

Entré a Salva con mi madre después de 12 años y fue un déjà vu super bonito, al final los buenos recuerdos perduran para siempre.

Volví loco a Salva Sanleón, para que engañarnos… tenía tantas fotos guardadas, tan claras las cosas pero a la vez tan dudosa por si era posible o no juntar todas mis ideas… Estaba asustada porque siempre me decían: yo fui con una idea y luego fue totalmente diferente…pero contra todo pronóstico, mis ideas se vieron reflejadas en el resultado final.

Tenía claro que quería un cuello barca pronunciado, sobrefalda con una cola larga y que el vestido fuese muy cómoda para poder moverme con facilidad en el convite. Todas las partes eran crep’e.

El toque diferente que quería darle lo encontré con las plumas. Me sentía tan yo, tan identificada…Otro detalle fue la tela de la falda. El equipazo de Salva recortaron una tela de hojas que me encantaron y junto a unas pocas plumas, decoraban los bajos de la falda.

El velo muy sencillo, sujeto con una peineta a la coleta, evitando cualquier tipo de complemento.

Peinado: Bigudies.

Jorge fue el encargado de peinarme en casa el día de la boda. Aquí también tenía claras mis ideas. Coleta, cómoda, sencilla y sobre todo, yo misma. La coleta tenía unas ondas románticas características de Bigudies. Jorge, todo un profesional y un encanto!

Maquillaje:

Para el maquillaje me decanté por seguir «la tradición familiar». Una amiga de la familia nos ha pintado en las bodas de mis hermanos y quise que fuese ella la que me maquillase el día de la boda.

Zapatos: Ana Polo Shoes.

Encontrar un zapato cómodo, bonito y que justo sea lo que buscas, resulta bastante complicado. Después de dar vueltas y vueltas por Valencia, decidí que la mejor opción sería hacerme el zapato a mi gusto y medida y así fue.

Ana Polo me enamoró a mi y a mi madre. Ambos zapatos son de Ana Polo. Es dulce, amable, te facilita todo y sobre todo, muy profesional.

Fui con las ideas claras y enseguida encontré mi zapato. Un azul aguamarina con el tacón ancho que dependiendo de la luz, se veía de dorado o plateado. Comodísimos, lo recomiendo 100%. Mi madre también acabó encantada con los suyos.

Complementos.

Algo prestado. Prestado llevaba una sortija de mas de 200 años de antigüedad procedente de la familia de mi madre.

Pendientes. Mis pendientes estaban formados por dos piezas. El rosetón de mi madre y la parte que añadimos, una lárgima de coral, me encantaba la idea y fue tal y como lo quería.

Alianzas. Las alianzas de Suarez. Unas alianzas finas de color oro rosa, ambas llevan escrito: “Todo viaje empieza con un sí quiero”, el slogan de nuestra boda.

El Ramo. Atelier de la flor.

Quería un ramo muy especial, sencillo pero diferente, como todo lo que buscaba el día de la boda. Me encanta la hoja de eucalipto y los tulipanes. En este caso los tulipanes no conseguía visualizarlos en el tipo de ramo que quería, así que me decanté por la Orquídea y este fue el resultado.

El Novio.

Traje: Julio Berzosa.

Un chaqué clásico, combinado en gris merengue y negro, con camisa blanca y una corbata gris con lunares pequeños blancos.

Julio Berzosa fue el encargado de vestir a 4 de nuestros familiares más cercanos. Padrino, padre del novio, hermano de la novia y cuñado de la novia.

Los gemelos de Suarez.

Las chicas de Salva.

Todas de Salva Sanleón. Con estilos muy diferentes y elegantes.

La madrina optó por un vestido color rojo realizado con crep’e y sobrefalda de gasa de seda. Detalle de drapeado en cintura con incrustaciones de encaje y manga transparente de gasa. Como tocado, un casquete del mismo color.

La hermana del novio lució un vestido en mikado azul eléctrico de seda con cuerpo de tirantes caídos sobre tul color piel y escote visto hasta el talle falda de capa.

Por otro lado, la madre de la novia se decantó por un color rosa palo. Un conjunto de dos piezas, cuerpo y falda en crep’e de seda. El cuerpo con recogido en cintura con bies y fantasía de organza. La falda tres cuartos semi entubada. Lucía una pamela con unos tonos más subidos y unos zapatos de Ana Polo.

Por último, la hermana de la novia vestía del color de la boda, aguamarina, al igual que mis zapatos. Un vestido sencillo de un solo tirante con recogido en el mismo sobre el cuerpo y falda pañal. Unas sandalias de colores le daba el toque final.

Regalos antes del convite.

Dias antes de la boda, mis amigas más cercanas recibieron en casa un marco con una foto nuestra y un pedacito de tela del vestido. Mantuve el secreto del vestido hasta el último día, pero sabía que les haría mucha ilusión y me moría de ganas por que viesen un trocito de la tela.

El primer regalo del día de la boda que repartí en casa fueron unos calcetines para el padrino y unas pegatinas para la suela de los zapatos de las madres.

Para mis sobrinos, unas fofuchas de Tu Fofucha Personalizada. Me costó mucho llegar a este regalo, pues encontrar un regalo que pudiese hacerle ilusión a un adolescente de 14 años y a una niña de 7 por igual, era difícil y así, creo que lo conseguí.

Por último, a mis hermanos y cuñados les entregué unos cuadros de una sesión de fotos que hicimos con Alba Caudet de mis cuatro sobrinos. Una sesión que mantuve en secreto durante un año para que fuese una sorpresa.

Detalles en el convite.

Seating. El primer detalle que se encontraron los invitados fue el seating. Cada uno tenía una foto en blanco y negro con su nombre y todas estaban dedicadas. Sabíamos que iba a ser un dolor de cabeza y una faena, pero sabía que valdría la pena.

Teníamos 300 invitados. No podíamos permitir que los invitados se tuviesen que buscar entre tantas fotos, así que decidimos poner dos seatings, por parte de la novia y por parte del novio. No era una idea que nos fascinara, pero sí sabíamos que iba a ser lo más cómodo para los invitados y ante todo, ellos.

Minuta. Un tríptico personalizado con cada nombre, lo usamos como el sitting plan. Aproveché la minuta para detallar horarios de autobuses, números de taxis y los tiempos de la boda.

Mujeres. Para las invitadas, quería encontrar algo útil y nos decantamos por un espejo personalizado. Cada espejo tenía su nombre y un color. Rosa, verde y gris en tonos pastel fueron los tres colores elegidos. Pensé que poniendo el nombre de cada invitada sería más personal y le darían más uso.

Las chicas tenían un kit de supervivencia para darlo todo en esta boda. Dentro llevaban 6 bolsitas con un cartel personalizado.

  • Refréscate: toallita húmeda con olor a limón y un chicle de menta.
  • ¡Eh! ¡Tú no estabas invitada!: Un tampax.
  • Lista para darlo todo: Tiritas de diferentes tamaños y formas.
  • Perfecta hasta el final: Gomas y ganchos para el pelo.
  • No dejes que te arruine la fiesta: un Paracetamol y un Omeprazol.
  • Arregla las imperfecciones: un Kit de costura y una lima para las uñas

Hombres. A los hombres les regalamos un abrebotellas de color gris personalizado con imán. Tenía dibujado dos cervezas con la fecha de la boda y «Gracias por venir».

Futuros papis. Para ellos, un body con la frase:  “Yo también estuve en la boda”.

Amigas de los novios: Para las amigas de ambos, diseñé camisetas blancas con 4 definiciones del rol de cada una de ellas.

  • Testigo: Persona tan importante que se convierte en imprescindible el día de la boda.
  • Amistad: Es encontrarse un día y decidir quedarse para siempre.
  • Celestina: Persona que contribuye para que dos personas establezcan una relación sentimental.
  • Hermanas: Buenas amigas que interpretan miradas, entienden silencios, perdonan errores, guardan secretos, secan lágrimas y te dicen las cosas tal y como son.

Para los próximos. Para nosotros fue un día muy importante y queríamos que ellos se sintiesen importantes y que notasen un cosquilleo ese día. Busqué fotos de cada pareja para formar el nombre de los dos. Así quedaron.

Los niños. Ellos tenían un mantel individual de plástico personalizado con nombre y su dibujo, animal o hobby favorito. Estos estaban puestos en su mesa, para usarlo el día de la boda.

Los cuatro «momentos» en la boda.

Padres y abuelos. Con las canciones de Por tí del Canto del Loco para los padres y El regalo más grande de Tiziano y Amaia para los abuelos de Darío, les entregamos un marco con una foto del mismo día de la boda, fue todo un detallazo que salió tal y como esperábamos.


Hermanas y sobrina. Al son de «Déjala que baile» de Melendi y Alejandro Sanz le entregamos a Paula una réplica de mi ramo en pequeño. La cogimos y fuimos bailando «Qué bonito» de Soraya a darle mi ramo a mi hermana. «Caminando por la vida» de Melendi nos acompañó para darle ritmo al momento del ramo de Cynthia, hermana de Darío.

Para darle punto y final al intenso convite, decidimos bailar con la canción de “ Y si fuera ella”, de Alejandro Sanz, una canción de Alejandro no podía faltar para este día tan bonito.

Rincones.

Mesa dulce. Ohlalacandybar se encargó de diseñar nuestro candy bar con un toque rústico y así de bonito quedó.

Otros rincones.

Pusimos un rincón del tabaco con cajas de diferentes tipos y tamaños.

Por último, una mesa con bolsas de cartón de diferentes tamaños que arrasaron los invitados para meter todos los regalos y zapatos de la boda. Este detalle nunca lo había visto y me parecía importantísimo.

 

Así fue nuestro día. Un día inolvidable.

Queríamos aprovechar esta entrada para darle las gracias a cada una de las personas, familia, amigos, proveedores… que hicieron posible que este día fuese un sueño hecho realidad. 

 

FIN.

En Be.Diseñográfico iré subiendo todos los diseños de nuestra boda y de las que he hecho hasta ahora. 

 

ENTRADAS EN BLOGS:

· Lucía se casa